El mar que lo cura todo


«El mar lo cura todo» este es lema del programa social ‘un Mar de Posibilidades’, impulsado por el Club Náutico Ibiza, que cumple 16 años de vida acercando este medio a más de 300 usuarios en la isla de ibiza. como cada año el equipo de este proyecto dedica una semana en el mes de agosto a celebrar unas jornadas de puertas abiertas para dar a conocer esta iniciativa al público general las actividades que realizan en este programa.

‘Un Mar de Posibilidades’ tiene como objetivo proporcionar movilidad a personas con diversas afecciones y, además, mejorar su estado anímico. una iniciativa que cuenta con talleres para diferentes grupos en áreas tan dispares como geriatría o personas con dificultades físicas o motoras. A través de embarcaciones como el kayak o la vela, los usuarios realizan diferentes ejercicios en el mar para ejercitar sus extremidades y “pasar grandes momentos en grupo, llenos de felicidad”, según afirma el director y alma de este proyecto, Pedro Cárceles.

Cárceles destaca que muchos de los beneficiados se han convertido en unos apasionados por el mar, “nuestros jóvenes y mayores nos aseguran que es uno de sus mejores momentos del día, cuando llegan aquí a pasar un buen rato y a disfrutar del agua y de la vida marina de la isla con nosotros”. “somos como una gran familia en la que nos reímos, nos emocionamos y, sobre todo disfrutamos de muy buenos momentos en los que también hay mucho trabajo y superación”, subraya Cárceles.

Este proyecto abarca, además, otras actividades como salidas programadas de esnórquel y también inmersiones de buceo con botella en las que cada uno de los beneficiados va acompañado por voluntarios y profesionales de este programa. Del mismo modo, Pedro Cárceles subraya que el trabajo terapéutico comienza en la playa que es donde se desarrollan las actividades, en un espacio denominado “playa activa”. Precisamente, es en la orilla del mar donde se inician los juegos y las actividades relacionadas con la construcción, la colaboración en equipo, con la creación artística, con la expresión corporal, así como con ejercicios de relajación y estimulación. Asimismo, en primera línea de mar se incluyen, de la mano de fisioterapeutas, masajes y juegos neumáticos y, a través de psicólogos y sociólogos, juegos y ejercicios relacionados con estos dos campos que permiten a los usuarios trabajar, simultáneamente, sus capacidades físicas y mentales.

“Dicen que el agua salada lo cura todo y para nosotros, para todos los que formamos parte de este proyecto, es nuestra forma de vida, porque el mar es sinónimo de felicidad” concluye cárceles.

Anterior Nuevo Rodman 33 Offshore
Siguiente Motor Mercury 450R

Sin comentarios

Envía una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *