STOP MedSalt-2


Un proyecto con un inaceptable impacto ambiental y tapadera de la industria petrolera

La industria del petróleo y del gas lleva años intentando obtener autorización para hacer prospecciones de hidrocarburos en las aguas que rodean a las islas Baleares, pero se ha encontrado con una gran oposición ciudadana. Así, desde que en 2013 se creó la Alianza Mar Blava, se han logrado archivar los proyectos de la compañía Cairn Energy en el golfo de Valencia (en 2015), Schlumberger en el golfo de León (en 2016) y Spectrum en el mar Balear (en 2017).

También Alianza Mar Blava consiguió en 2017 que el Gobierno central decidiese declarar el Corredor de Migración de Cetáceos del Mediterráneo como Área Marina Protegida, lo que impedirá la puesta en marcha de varios proyectos petrolíferos cuya superficie de actuación se solapa con la de este valioso espacio marino de gran importancia medioambiental.

En 2016 también se logró que el Ministerio de Agricultura, Alimentación y Medio Ambiente emitiera una Resolución (publicada en el BOE del 17 de agosto de 2016) denegando la declaración de impacto ambiental simplificada solicitada por el Instituto Nazionale di Oceanografía e di Geofisica Sperimentale (INOGS) de Trieste (Italia) para su proyecto MEDSALT-2 de sondeos acústicos con la peligrosa técnica de cañones de aire comprimido de alta presión (airguns), en el área marina comprendida entre las islas de Ibiza y Mallorca y al sureste de Ibiza y Formentera. Esta Resolución ministerial motivaba su denegación en que el proyecto MEDSALT-2 podría producir impactos adversos significativos en el medio ambiente.

Pese a ello, el pasado 21 de abril el Gobierno español reactivó la tramitación del proyecto MEDSALT-2, poniendo en marcha un proceso de participación pública, cuya duración, tras una corrección de errores publicada el 22 de mayo, establece un plazo de presentación de alegaciones hasta el 3 de julio. Desde el 21 de abril al 21 de mayo se han registrado legalmente al menos 25.678 alegaciones individuales y se siguen recogiendo activamente. El impacto medioambiental de los sondeos acústicos con airguns es crítico e inasumible. Esta técnica es muy impactante para los seres vivos por el enorme nivel de contaminación acústica submarina que genera, y que, como se ha demostrado cientí- ficamente, provoca efectos muy negativos para la fauna marina, especialmente a los cetáceos (incluyendo a los de buceo profundo como los cachalotes, zifios y calderones), pero también a tortugas, aves, invertebrados, así como especies de peces de interés comercial.

Así pues, la realización de este proyecto afectaría muy negativamente a la supervivencia de numerosas especies marinas de cetáceos, tortugas, peces, aves e invertebrados, muchas de ellas estrictamente protegidas por la legislación vigente. Las medidas correctoras y preventivas de cara a evitar o reducir afecciones no son eficaces ni, en muchos casos, realistas.

El impacto ambiental de este proyecto sería crítico e inevitable. Por otra parte, la documentación del proyecto MedSalt-2 pone claramente de manifiesto el interés expreso de diversas compañías del sector petrolero en este proyecto por las posibilidades que puede abrir para la exploración de hidrocarburos en esta zona en el futuro, debido a que las formaciones geológicas salinas que se pretenden estudiar están frecuentemente relacionadas con importantes bolsas de petróleo y gas. Cita textualmente: “entre los usuarios finales de la Action [COST/MEDSALT] se incluyen la industria del petróleo y el gas”. En esa documentación se puede leer también: “En el corto plazo, la Acción [COST/MEDSALT] impulsará la exploración industrial de recursos de hidrocarburos en el sensible ambiente del mar Mediterráneo”. Así mismo: “(…) Siete compañías del sector del petróleo y del gas y de compañías de servicios petroleros activas en el Mediterráneo han expresado de forma escrita su interés en la Acción [COST/ MEDSALT].(…)”.

En Alianza Mar Blava queremos que el mar Mediterráneo quede protegido por ley frente a las actividades de exploración y explotación de hidrocarburos. Eso es lo que ha manifestado de forma clara y unánime de forma reiterada toda la sociedad balear y sus representantes políticos. Por eso no podemos aceptar que,  amparándose de forma insensible en la Ciencia, los promotores del proyecto MEDSALT-2 sirvan de avanzadilla para las empresas del sector petrolero, haciendo un llamamiento para que éstas puedan servirse de sus datos para llevar a cabo sus nefastos propósitos.

 

Anterior Pacha Ibiza vuelve más joven que nunca
Siguiente Pol Espargaró renueva su contrato con el Red Bull KTM Factory Racing hasta 2020

Sin comentarios

Envía una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *