Ibiza recupera el sabor de su primera industria: un paseo por la Feria de la Sal


Tenemos que remontarnos muchos siglos atrás, y viajar metafóricamente hasta la época del imperio romano, para comprender la importancia de la sal en la economía.

Desde el Siglo V antes de Cristo el llamado oro blanco era un producto de suma importancia por el cual se construyó un camino desde las salineras de Ostia hasta la ciudad de Roma llamado «Vía Salaria». Los soldados romanos que cuidaban esta ruta recibían parte de su pago en sal, de ahí que la palabra “salario”, una de las más importantes en nuestras vidas cotidianas, proceda de esta remuneración en especias tipificada «salarium argentum».

En la antigua Grecia, el intercambio de sal por esclavos, dio origen a la expresión «no vale su sal», y en la isla de Ibiza su explotación fue la primera industria datada en la isla. De hecho, la sal no solo se utilizaba como un condimento indispensable para preservar comida, si no también como antiséptico, ya que la palabra sal proviene de “Salus”, diosa de la salud.

En homenaje a un producto tan importante el municipio de Sant Josep de sa Talaia acogerá el último fin de semana de este mes de octubre, los días 28 y 29, su II Feria de la Sal con el fin de difundir el patrimonio y cultura de la industria salinera ibicenca entre turistas y residentes. Un evento que contará con diversas actividades y que escenificará cómo se recogía manualmente este producto.

Se trata de una forma de rendir homenaje y de recordar a todas aquellas personas que trabajan y que trabajaron en una actividad que ha generado una gran riqueza a la isla durante siglos. La Feria de la Sal será una cita gratuita y abierta al público organizada por el Govern Balear, por el Consell d´Eivissa y por el Ayuntamiento de Sant Josep de sa Talaia.

Las actividades incluidas en esta Feria de la Sal se sumarán a las que ya se llevan a cabo en el Parc Natural de Ses Salines d’Eivissa y conformarán una nueva oferta para turistas y residentes que quieran conocer un poco mejor la historia de la isla. La inauguración de la Feria de la Sal recupera la tradición de la hoguera en “L’Era de l’Antic Munt de Sal”, que marcaba el inicio de la recogida del producto y servía como llamada al trabajo para todos los salineros de la isla. Como acto central se impulsará una recreación que escenificará cómo se trabajaba de forma tradicional, en la que los actores irán vestidos de salineros, con el traje que llevaban habitualmente en aquellos tiempos quienes se dedicaban a esta dura profesión y para la que utilizarán las herramientas típicas de principios del siglo pasado. Una tarea que no se mecanizó hasta el año 1955. Las Salinas reproducirán, además, el proceso de recolección tradicional de la sal, iniciando el evento con un “fogueró” como se hacía antiguamente para llamar a los salineros a trabajar.

Durante la Feria los asistentes también podrán conocer los usos de la sal, que se utilizaba como conservante de huesos, olivas y pescado y degustar incluso unos  “ossos amb col”, plato tradicional a base de huesos de cerdo en salazón. El grupo folklórico de Sant Jordi de ses Salines representará el baile tradicional, y se escenificará el ritual de la “Salpassa”, donde el párroco bendecía las casas dejándoles en la puerta agua y sal para su protección.

Una muestra que pretende recuperar la importancia de esta industria que durante siglos fue una de las más importantes del Mediterráneo y cuya extracción hoy continúa con métodos tradicionales muy similares que nos dejan estampas como sus increíbles montañas blancas de sal, casi irreales, que dan forma a un paisaje único.

Anterior Un mar de posibilidades. El programa solidario y social de Club Naútico Ibiza cumple 14 años de sueños.
Siguiente Fundación para la Conservación de Ibiza y Formentera. Una iniciativa de promoción de conservación colectiva

Sin comentarios

Envía una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *